Levadura de cerveza

Nombre científico: Saccharomyces cerevisiae

Nombre común: levadura de cerveza

Nombre en inglés: brewer's yeast

Clasificación botánica: familia de las sacaromicetáceas (Saccharomycetaceae)

Formas y preparados: polvos, copos, comprimidos, cápsulas, levadura líquida

Propiedades medicinales de la levadura de cerveza

Uso interno

  • Problemas intestinales: diarreas, gases, flatulencias, estreñimiento intestinal, irritaciones crónicas del colon, colitis infecciosas, gastroenteritis víricas.
  • Aparato respiratorio: prevención de rinofaringitis e infecciones ORL.
  • Prevención de patologías intrauterinas.
  • Dermatología: acné, exceso de sebo, favorece la síntesis de la queratina.
  • Estado general: bienestar, refuerzo del sistema inmunitario, agotamiento, envejecimiento celular (acción antioxidante).

Uso externo

  • Dermatología: tratamiento local del acné, furunculosis.
  • Cosmetología: brillo de la piel, rehidratación de la piel.

Indicaciones terapéuticas habituales

Problemas digestivos, digestión difícil, gases, diarreas crónicas, diarreas secundarias a un tratamiento con antibióticos, colitis, flatulencias, acción reequilibrante de la flora intestinal, prevención de las afecciones del sistema respiratorio, cansancio físico, refuerzo del sistema inmunitario, avitaminosis B.

Otras indicaciones terapéuticas demostradas

Refuerzo de las faneras (uñas, cabello), sobrepeso, tonicidad física, reducción del colesterol, lucha contra el envejecimiento por su actividad antioxidante, prevención de malformaciones del tubo neuronal en el feto (gracias a la ingesta de levadura de cerveza por parte de la madre durante el primer trimestre de embarazo).

Historia del uso de la levadura de cerveza en fitoterapia

Las primeras referencias relativas a la levadura de cerveza datan de hace casi ocho mil años, es decir, ¡sus virtudes curativas se conocen desde hace mucho tiempo! Así pues, los babilonios, en honor a la diosa de la cerveza Nidaba, por sus poderes curativos, nunca se olvidaron de asociarle su levadura, por sus beneficios para la salud. En la antigüedad, Hipócrates la utilizaba como remedio en su práctica médica. Después, los monjes de la Edad Media le dieron un gran uso, a título preventivo, cuando cuidaron a los leprosos. En resumen, a lo largo de los siglos, la levadura de cerveza fue utilizada en medicina curativa y preventiva. Hoy en día forma parte de los probióticos más utilizados y prometedores de la fitoterapia.

Descripción botánica de la levadura de cerveza

Biológicamente, la levadura de cerveza es un concentrado de champiñones microscópicos de la especie de los Saccharomyces cerevisiae o Candida utilis. No hay nada que temer de estos microorganismos pues no tienen ninguna actividad patógena. Su tamaño se sitúa entre las 6 y 10 micras. Su metabolismo les permite digerir y transformar algunos glúcidos (glucosa, almidón) en numerosas moléculas (prótidos, vitaminas, etc.). En relación al uso terapéutico, cabe diferenciar entre la levadura activa, no calentada, que mantiene sus virtudes de probiótico, y la levadura inactiva, calentada, que se utiliza en los preparados industriales de bebidas alcohólicas.

Composición de la levadura

Partes utilizadas

Se utiliza toda la colonia de champiñones que figuran en la levadura de cerveza.

Principios activos

Vitaminas: B1, B3, B6 y B9. Aminoácidos esenciales. Proteínas. Oligoelementos asimilables: calcio, hierro, magnesio, zinc, selenio y potasio. Polisacáridos: glucanos, mananos.

Uso y posología de la levadura de cerveza

Dosificación

  • En uso interno, según la forma de administración (polvos, comprimidos, etc.) y el efecto curativo o preventivo buscado, la posología varía de 2 a 5 g al día. También depende de la corpulencia del paciente. En los niños, no sobrepasar los 2 g diarios. En general, las curas de levadura de cerveza duran tres meses y pueden repetirse dos o tres veces al año.
  • En caso de uso externo, podemos elaborar una mascarilla de levadura de cerveza mezclando 2 cucharadas soperas de polvo de levadura de cerveza con agua de rosas y aceite de onagro. Aplicar la mascarilla sobre la piel a tratar y dejar actuar durante treinta minutos; repetir la operación cada día durante una semana.

Precauciones de uso de la levadura de cerveza

No existe ninguna precaución especial en las dosis terapéuticas indicadas.

Contraindicaciones

No existen contraindicaciones formales, pero se recomienda a los pacientes que toman antidepresivos, analgésicos o inhibidores de la monoaminooxidasa que no la utilicen, puesto que podrían desarrollar una hipertensión arterial. Asimismo, los pacientes que padecen de inmunodepresión severa corren el riesgo teórico de septicemia, debido a la transmisión del champiñón unicelular a la sangre a través de la mucosa intestinal. Por último, los pacientes alérgicos a la levadura de cerveza deberán abstenerse de consumirla.

Efectos secundarios

No existen efectos indeseables específicos, excepto flatulencias eventuales o hinchazón del vientre en dosis elevadas.

Interacciones con otras plantas medicinales o complementos

No existe ninguna interacción conocida.

Interacciones con los medicamentos

No existe ninguna interacción conocida.

Opinión médica

Se recomienda utilizar la levadura de cerveza activa biológicamente simplemente por su calidad de probiótico (a diferencia de la levadura de cerveza calentada y no activa). Dado que la ingesta regular de levadura de cerveza no presenta ninguna toxicidad, no se desaconseja. De hecho, su gran riqueza en vitaminas, nutrientes esenciales y oligoelementos con capacidades antioxidantes reconocidas (como el selenio) ofrece un gran espectro de acciones preventivas y curativas. Especialmente indicadas para las patologías funcionales del sistema digestivo, sus propiedades también se han utilizado para luchar contra el envejecimiento celular. Por tanto, se recomienda levadura de cerveza a pacientes que padecen disfunción crónica o pasajera de los intestinos, a las víctimas de la fatiga pasajera o incluso a las mujeres embarazadas.

Advertencia

Aunque la levadura de cerveza no es tóxica, nunca debe dudarse en consultar con un médico en caso de persistencia de los síntomas (diarreas recurrentes, por ejemplo), que podrían ocultar patologías graves, sobre todo a nivel del aparato digestivo.

Investigación científica sobre la levadura de cerveza

No existen, propiamente dichos, programas de investigación fundamentales sobre la levadura de cerveza, de los que se conocen bien los ámbitos de uso en fitoterapia. Sin embargo, los laboratorios farmacéuticos y especializados en la elaboración de complementos alimentarios llevan a cabo regularmente estudios de doble ciego. Estos últimos se realizan para preparar y evaluar nuevas especialidades integrando extractos de levadura de cerveza, para probar su eficacia en la prevención de determinadas infecciones víricas (gripe o rinofaringitis), así como de la hipercolesterolemia.

Fuentes:

EU Register on nutrition and health claims, EFSA, 2012.

PDR for Nutritional Supplements, Thomson Healthcare, 2001.

Otros contenidos del dosier: Guía de plantas medicinales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test