Salvia

Nombre científico:Salvia officinalis

Nombres comunes: Salvia común, hierba sagrada salima fina, Salvia de Castilla, Salvia de Granada, Salvia del Moncayo, Salvia fina

Nombre en inglés: sage

Clasificación botánica: familia de las lamiáceas (Lamiaceae)

Diferentes formas y preparaciones: infusiones, hojas frescas, tintes

Propiedades médicas de la salvia

Uso interno

  • Astringente y antiséptica: en gárgaras, la salvia calma los dolores de garganta y de la tos del fumador.
  • También se utiliza en caso de gingivitis (la salvia tiene propiedades antiinflamatorias), de faringitis, de amigdalitis o de aftas.
  • Febrífuga: ayuda a bajar la fiebre.
  • Tónico para el sistema nervioso: estimula las glándulas suprarrenales, la salvia se recomienda en caso de estados depresivos, de astenia, de vértigos y de hipotensión.
  • Digestiva: la salvia facilita la digestión gástrica. Ayuda a tratar los vómitos, las diarreas y los dolores abdominales.
  • Estimulante hormonal: la salvia ayuda a regularizar los ciclos menstruales así como a calmar los dolores menstruales. Combate los sofocos durante la menopausia, así como otros trastornos de esta etapa. Entre otras enfermedades ginecológicas que trata la salvia, nos queda por mencionar, la leucorrea.
  • Antisudorífica: la salvia es la planta más eficaz para luchar contra la transpiración excesiva y para regularla.

Uso externo

  • Astringente y antiséptica: las hojas frescas de salvia pueden servir como tratamiento de primeros auxilios en caso de mordedura o de picadura. La salvia desinfecta las heridas y ayuda a la cicatrización.

Indicaciones terapéuticas habituales

Infecciones bucofaríngeas, desórdenes digestivos, regulación de la transpiración, desórdenes de la menopausia y del ciclo menstrual.

Otras indicaciones terapéuticas demostradas

Fiebre, efecto hipoglucemiante.

Historia del uso de la salvia en fitoterapia

Planta medicinal que se utiliza desde la Antigüedad, de hecho la salvia le debe su nombre científico al latín salvare, que significa"curar". Los romanos, y antes que ellos, los egipcios, ya conocían las propiedades medicinales de la salvia, de hecho, los primeros la recolectaban realizando ceremonias y sin herramientas, mientras que los otros la utilizaban para tratar la infertilidad. La salvia también es una de las plantas más antiguas que se cultivan: desde el siglo XIII. De hecho, en esta época, se solía decir: "¿Por qué ha de morir el hombre que tiene salvia en su jardín? " En aquel entonces, esta planta aromática y medicinal formaba parte de la composición de varios preparados. Por orden de Francisco I de Francia, se ha utilizado la salvia para preparar agua de arquebusade, que originalmente pretendía curar las heridas causadas por un arma, el arcabuz, pero rápidamente se convertiría en un remedio tradicional contra un gran número de patologías. Durante mucho tiempo también se fumaban hojas secas para luchar contra el asma. Hoy en día, las propiedades medicinales de la salvia son reconocidas por comités científicos entre los que figura la Agencia Europea del Medicamento afirmando que se aconseja su uso para el "tratamiento de problemas digestivos leves, de transpiración excesiva  y como aplicación local contra inflamaciones en la boca, en la garganta y sobre la piel".

Descripción botánica de la salvia

Arbusto de tallo alto de unos 80 cm, la salvia oficinal se da especialmente bien en las zonas soleadas y secas. Por eso podemos encontrarla en abundancia alrededor de la cuenca del Mediterráneo. Se siembra en primavera y sus hojas ovaladas y lanosas, de color gris verdáceo, son generalmente recolectadas en verano. La salvia produce pequeñas flores violetas o azules que nacen formando una espiga.

Composición de la salvia

Partes utilizadas de la salvia

En fitoterapia, se utilizan las hojas.

Principios activos de la salvia

Aceite esencial (con un 50% de tujona), diterpeno, tanino, compuestos fenólicos, mucílago, estrógenos, antioxidantes, vitamina K.

Uso y posología de la salvia

Dosificación

  • En caso de dolor de garganta, se puede preparar una infusión de salvia para hacer gárgaras hasta 5 veces al día. En ese caso hay que dejar infusionar 1-3 hojas de salvia en una taza de agua hirviendo durante diez minutos. Como uso interno la dosis recomendada es de 3 tazas al día.
  • Para facilitar la digestión, se deben ingerir 2 ml de tintura con un vaso de agua dos veces al día.

Precauciones de uso de la salvia

La Agencia Europea del medicamento recomienda no utilizar la salvia durante más de dos semanas si se trata de un uso interno y de una semana si se aplica localmente.

Contraindicaciones

El aceite esencial de salvia contiene tujona, une sustancia abortiva y neurotóxica. Por eso se desaconseja que la tomen mujeres embarazadas y personas que sufren epilepsia.

Efectos indeseables

Si se respectan las dosis, la salvia no suele provocar efectos no deseados. En este caso se trataría de náuseas o vómitos. Sin embargo, si se consumen más de 15 g al día, puede producir temblores, sofocos, convulsiones o vértigo.

Interacciones con plantas medicinales o complementos

No se conoce ninguna interacción.

Interacciones con medicamentos

Por culpa de la cantidad de vitamina K que tiene la salvia y su acción anticoagulante, las personas que sigan un tratamiento médico anticoagulante deberán utilizar esta planta con precaución. La salvia también es susceptible de interactuar con medicamentos contra la ansiedad (las benzodiazepinas), los trastornos psíquicos (neurolépticos) y la epilepsia.

Opinión médica

Virtudes reconocidas

Rica en tujona, la esencia de salvia tiene una acción a la vez antiséptica y emenagoga (estimula el flujo sanguíneo). Sus taninos le confieren propiedades tonificantes y astringentes, mientras que gracias a sus ácidos fenólicos y los flavonoides la salvia es una planta colerética y antiespasmódica. Sabemos que contiene sustancias cuya acción se acerca mucho a la de la hormona estrogénica de las mujeres, la foliculina. De hecho, la salvia es unos de los remedios conocido en la antigüedad para las mujeres, tanto para tratar la infertilidad como para regular los ciclos menstruales.

Advertencias

Sigue siendo importante no sobrepasar las dosis recomendadas. Por otro lado, en caso de que los síntomas persistan, no dudes en consultar con un médico.

Investigación científica sobre la salvia

Estudios recientes sobre la salvia demuestran su acción hipoglucémica. Después de llevar a cabo estudios con ratones, se ha demostrado que el extracto de salvia reduce la tasa de glucosa en sangre, es necesario que la insulina esté presente para que la planta tenga realmente un efecto hipoglucémico. Estudios con estos animales han demostrado que el ácido carnósico presente en la salvia puede reducir los triglicéridos, unos lípidos sanguíneos que favorecen la predisposición a enfermedades cardiovasculares. La salvia también está relacionada con la investigación contra el Alzheimer. En efecto, se ha demostrado que esta planta podría calmar el nerviosismo y mejorar las funciones cognitivas, gracias a una acción combinada sobre la transmisión del impulso nervioso, la bajada de las reacciones inflamatorias así como del estrés oxidativo. Sin embargo, estas propiedades solo serían eficaces en un estadio poco avanzado de la enfermedad.

Otros contenidos del dosier: Guía de plantas medicinales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test