Tomillo

Nombre científico:Thymus vulgaris
Nombre común: tomillo, tomillo común
Nombre inglés:thyme
Clasificación botánica: familia de las lamiáceas (Lamiaceae)
Formas y preparaciones: infusiones, aceites esenciales, siropes y tinturas

Propiedades medicinales del tomillo

Uso interno

  • Alivia un gran número de patologías respiratorias: calma la tos, sobre todo las afecciones como la  tos ferina, bronquitis, pleuresía, así como otras afecciones de la esfera pulmonar (enfisema, por ejemplo) gracias a su efecto espasmolítico. Se utiliza también para el asma o la rinitis alérgica (fiebre del heno).
  • Antiséptico y antifúngico: alivia las inflamaciones de la zona bucofaríngea, las caries, cuidados dentales diversos, cuando se utiliza como enjuague. Reduce las secreciones nasales o rinorreas.
  • Espasmolítico: alivia los desarreglos intestinales como la diarrea, los gases o las colopatías diversas.

Uso externo

En numerosas patologías dermatológicas, sus propiedades antivirales, antimicrobianas y antisépticas son buenas para el tratamiento de micosis, llagas, sarna, herpes y, en general, para un gran número de afecciones cutáneas, incluso el herpes zóster.

Indicaciones terapéuticas más habituales

Afecciones respiratorias de la zona otorrinolaringológica: asma, bronquitis, pleuresía, fiebre del heno, tos ferina, anginas, otitis, enfisema, resfriado, rinitis, rinofaringitis. Desarreglos digestivos e intestinales: gases, diarrea, flatulencias, úlceras debidas al Helicobacter pylori. Afecciones cutáneas: dermatitis, cuperosis, sarna, herpes, herpes zóster, varicela, micosis, llagas, picaduras de insectos, pediculosis. Afecciones bucales y dentales: caries, mal aliento, estomatitis, aftas, gingivitis.

Otras indicaciones terapéuticas demostradas

Desde hace unas décadas, los científicos han descrito las propiedades antiedad y antioxidantes del tomillo. Determinadas variedades, como el tomillo paracimeno, se utilizan para tratar las enfermedades osteoarticulares, como los reumatismos o la artrosis.

Historia del uso del tomillo en fitoterapia

Presente en todo el Mediterráneo, esta planta se utiliza desde la antigüedad: los sumerios la usaban hace 5000 años al igual que los egipcios que la utilizaban para embalsamar a los muertos. También se empleaba en la Antigua Grecia para purificar el aire. A partir de la Edad Media, sus virtudes medicinales empezaron a ser realmente reconocidas y apreciadas, sobre todo para combatir las epidemias (como la lepra o la peste). A partir del siglo XVI, se incluye en los tratados de medicina para tratar una amplia variedad de afecciones. Habrá que esperar al siglo XIX para que sus componentes activos sean repertoriados; en esta época, el tomillo servía principalmente como aromatizante.

Descripción botánica del tomillo

Planta originaria de la cuenca mediterránea, se trata de un subarbusto de tipo vivaz y frondoso, con tallos cuadrangulares y hojas sésiles, bastante pequeñas, con forma de lanza y un color gris versoso. La planta puede alcanzar los 30 cm y sus flores presentan un color rosáceo. Las flores son pequeñas, de 4 a 6 mm, se agrupan en espigas foliáceas y son visibles de junio a octubre. La planta crece en terrenos rocosos, secos y muy soleados; puede crecer en alturas de hasta 1500 metros. La cosecha se realiza generalmente en verano.

Composición del tomillo

Partes utilizadas

En farmacia, sobre todo las hojas y la flores, que deben secarse primero

Principios activos del tomillo

Los componentes del tomillo son muy numerosos, especialmente en los aceites esenciales: timos, un poderoso antiinfeccioso; geraniol, antifúngico y antiviral (para la piel); lilanol, antifúngico (para las afecciones de tipo candidiasis) y vermífugo. Los aceites esenciales contienen diferentes componentes, especialmente, paracimeno y borneol.

El tomillo contiene flavonoides (apigenol, luteolol, etc.). El tomillo fresco es también una fuente importante de vitamina C y el tomillo seco de calcio, manganeso y vitamina K.

Uso y posología del tomillo

Dosificación

  • La preparación más sencillo es en tisana o infusión, que podrá consumirse hasta 3 veces al día en caso de fatiga general o estado febril, especialmente a raíz de infecciones otorrinolaringológicas clásicas como resfriado, rinitis, anginas, etc. Para ello, se prepara una infusión con algunos gramos de tomillo seco. Aliviará así el dolor de garganta y la tos.
  • Para afecciones más severas, se recomiendan los aceites esenciales. En uso externo, el aceite esencial diluido puede aplicarse directamente en la zona a tratar. Consulta con tu médico para que te prescriba la dosis y el uso de los aceites esenciales, sobre todo, la disolución necesaria (aproximadamente 15%).
  • Por vía oral, no deben superarse las 5 gotas al día.
  • En sirope se utiliza principalmente para calmar el dolor de garganta y la tos; podrás ingerir hasta una cucharada tres veces al día

Precauciones de uso del tomillo

El uso del tomillo en fitoterapia no requiere precauciones especiales y también resulta muy poco alérgeno. Sin embargo, es necesario consultar a un especialista para el uso de los aceites esenciales.

Contraindicaciones

Las personas en tratamiento anticoagulante deberán consumir el tomillo en pequeñas cantidades para limitar las aportaciones de vitamina K, presente en esta planta, y que contribuye al proceso de coagulación de la sangre. Las personas alérgicas a las plantas de la misma familia que el tomillo (como la menta) deberán utilizar los aceites esenciales con precaución en caso de sensibilidad cruzada. De manera general, el uso de los aceites esenciales no se recomienda a las mujeres embarazadas.

Efectos secundarios

Si no se diluye correctamente, el aceite esencial puede causar una irritación de las mucosas frágiles. También puede resultar moderadamente hipertensor; hay que vigilar por lo tanto las aportaciones para las personas en tratamiento hipertensivo.

Interacciones con otras plantas medicinales

No se conocen interacciones.

Interacciones con medicamentos

No se conocen interacciones

Opinión médica

Propiedades reconocidas

El tomillo está presente en la farmacopea mundial así como en numerosos medicamentos que tratan, sobre todo, afecciones de la boca y la zona otorrinolaringológica. Su poderosa acción se utiliza para aliviar los ataques de tos, consecuencia de determinadas enfermedades pulmonares como la bronquitis aguda. Se trata de una de las plantas más recomendadas para este fin. Muchos países, así como la OMS, han reconocido oficialmente las cualidades del tomillo para los fines mencionados. Los ámbitos de investigación están todavía abiertos a nuevos usos, como por ejemplo su uso como antioxidante.

Advertencias

En lo que respecta al uso de los aceites esenciales de tomillo, hay que diluirlos correctamente. Si se consume puro puede causar una irritación en las mucosas y complicaciones severas. Para el consumo por vía oral, hay que consultar de manera sistemática a un especialista.

La investigación científica sobre el tomillo

Actualmente se investigan especialmente su combinación con otras plantas y sus propiedades antioxidantes que podrían desempeñar un papel importante en la prevención de ciertos cánceres y procesos tumorales. El tomillo podría también resultar útil en el tratamiento de las enfermedades autoinmunes.

Otros contenidos del dosier: Guía de plantas medicinales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test