Ansiedad: síntomas, formas y complicaciones

Los trastornos de ansiedad son las enfermedades mentales más comunes en el mundo, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, se estima que aproximadamente un 25% de la población los va a presentar alguna vez en su vida. Las mujeres somos las víctimas preferidas de los ataques de ansiedad.

Quien padece un trastorno de ansiedad y lleva esa pesada carga en sus hombros (y sin atención médica, en la mayoría de los casos) no la tiene nada fácil. Y es que vivir con miedos irracionales, fobia, manifestar una preocupación exagerada por todo lo que pasa o tener, incluso, la sensación de morirse –por mencionar algunos de los síntomas de la ansiedad–, impacta de manera muy importante el desarrollo personal y los entornos familiar, social y laboral, con otros riesgos añadidos para la salud, como complicaciones cardiovasculares y una tendencia a la depresión.

Síntomas de la ansiedad

El Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz, define los trastornos de ansiedad como “diversos cuadros psicopatológicos cuya principal característica es la presencia de molestias relacionadas y/o similares al miedo, tales como: intranquilidad, desesperación, temor, preocupaciones excesivas y ansiedad; o una combinación entre ellos”. En México, de acuerdo con este instituto, tienen una prevalencia a lo largo de la vida del 14.3%, siendo mayor para las mujeres que para los hombres: 18.5% frente a un 9.5%, dos mujeres por cada hombre.

En la aparición de la ansiedad mucho tiene que ver el factor hereditario, aunque también hay componentes externos que influyen, como vivir bajo estresores, haber padecido algún evento traumático y hasta la exposición a contaminantes del medio ambiente, entre otros, nos cuenta el Dr. Enrique Chávez León, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana y secretario de la Región México-Centroamérica y el Caribe de la Asociación Psiquiátrica de América Latina. Nos dice, además, que “la mitad de las enfermedades mentales aparecen en la adolescencia, lo cual significa que a los 25 años, una persona ya tuvo su primer trastorno de ansiedad”.

Trastorno de ansiedad: sus formas más comunes

Para entrar en detalle, hablemos de las formas más habituales de la ansiedad:

  1. Trastorno de pánico. Es el más frecuente y se caracteriza por tener ataques de pánico sin ninguna razón. La persona empieza a sentir un miedo muy fuerte, debilidad, dolor de pecho, palpitaciones y sensación de que se va a morir. Este cuadro es sumamente intenso, explica  el Dr. Chávez León, y generalmente se presenta después de que se han vivido situaciones muy estresantes, muy fuertes, constantes y muy desgastantes. También es común que se manifieste cuando se tienen familiares con el mismo trastorno. El ataque de pánico ocurre en cualquier momento, y quien lo presenta suele pensar que le va a dar un infarto y lo relaciona con una baja de presión o azúcar. Dura entre 10 y 15 minutos.
  2. Trastorno de ansiedad generalizada. La persona que lo sufre se siente preocupada por todo (se dice que estos pacientes tienen “un problema para cada solución”) y crea historias exageradas que, evidentemente, no suceden. Además, presenta insomnio, falta de apetito y problemas de concentración. Esta ansiedad se vuelve crónica y constante y los síntomas pueden mejorar o empeorar en determinadas situaciones, como en momentos de estrés.
  3. Fobias específicas. Son muy frecuentes y se refieren a sentir miedo a situaciones muy particulares, como a permanecer en lugares cerrados (claustrofobia), como por ejemplo, en un elevador; a lugares altos (acrofobia); a los animales (zoofobia); a volar (aerofobia); a la sangre (hematofobia). Este miedo es mucho más fuerte que la amenaza real. Se suele experimentar sudoración y taquicardia.
  4. Fobia social o trastorno de ansiedad social. Es un miedo irracional a hablar frente a otros o a acciones comunes como comer, escribir, a ser el centro de atención por temor a ser juzgados por los demás. Es frecuente que comience en la adolescencia.  

Ansiedad: la importancia de la atención

Muchas veces, las personas con trastorno de ansiedad pueden pasar años sin atender ese cuadro que va y viene, esa molestia con la que se aprende a convivir: el Dr. Chávez León dice que, por ejemplo, la gente con ataques de pánico tarda hasta siete años en acudir con el psiquiatra. Pero no es lo más saludable, porque seguramente es terrible evitar reuniones por temor a ser juzgado por los asistentes, o evitar subirse al metro si se tiene que cruzar la ciudad entera o faltar al trabajo por sentir una inmensa preocupación que no te deja concentrar. 

Suele ocurrir que estas personas consumen, sin prescripción, alguna sustancia que los tranquiliza momentáneamente; pero ésta no es la solución a su problema, dice el presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana: “Cada trastorno debe seguir una terapia particular que, las más de las veces, se acompaña de medicamentos y estrategias de psicoterapia muy específicas”.

Ansiedad: las complicaciones

Los pacientes con ataques de pánico, por ejemplo, pueden tener complicaciones cardiovasculares y reducir su promedio de vida. Quienes tienen una fobia específica ven disminuido su estado de ánimo y se deprimen con facilidad. Y quien vive al borde del estrés y sumamente preocupado por todo puede tener, incluso, algún comportamiento suicida. Cabe mencionar que una persona que sufre un ataque de pánico y lo vuelve a experimentar en un año, puede, de alguna manera, “modularlo”, pero quien los tiene de forma repetida o la preocupación no la deja vivir, tienen que buscar ayuda profesional lo más pronto posible. En el caso de los adolescente, si los padres notan que sus hijos se ponen mal, no quieren ir a la escuela por temor a ser rechazados o se aíslan, deben atenderse sin demora.

Se ha visto que la mitad de los pacientes con ansiedad recaerán, y aunque hay temporadas buenas, lo mejor es prevenir que ocurran estos cuadros. Afortunadamente ¡sí se pueden prevenir! Los trastornos mentales están encasillados en lo que se denomina "clusters" (una especie de cajones, como las categorías semánticas) existen tres tipos, A, B y C. El cluster  C está conformado por perfiles "ansiosos, evasivos y depresivos de la personalidad". Por tanto, sí existen determinados rasgos de personalidad que configuran un perfil de personalidad de base ansiosa.

Ansiedad: recomendaciones

Las recomendaciones de prevención ante los ataques de ansiedad son:

 Dos observaciones importantes ante los ataques de ansiedad

  1. Los trastornos de ansiedad pueden ocurrir a cualquier edad. De hecho es más común en la vida adulta que en la adolescencia.
  2. No tienen por que volverse crónicos, lo recomendable es acudir a un psicólogo para que él evalúe de forma profesional.


Fuente:

Instituto Nacional de Psiquiatría Juan Ramón de la Fuente Muñiz

Otros contenidos del dosier: Trastornos mentales

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test