Vigorexia: el trastorno de los amantes del ejercicio

Vigorexia o dismorfia muscular es un trastorno mental, que hace que las personas se sientan obsesionadas por su estado físico. Los expertos dicen que estas personas tienen una visión distorsionada de ellos mismos.

Este trastorno incide especialmente en su conducta alimenticia y sus hábitos de vida. De manera que la persona realiza actividad física extrema y termina descuidando otros aspectos propios de la vida, aunque la OMS no reconoce la adicción al ejercicio como una patología.

Las personas con vigorexia se angustian excesivamente por mantener una dieta y a menudo se aseguran de que sea alta en carbohidratos y proteínas. De hecho, recurren a sustancias anabolizantes para acelerar el crecimiento de los músculos.

La principal causa de esta patología es ocasionada por problemas emocionales o fisiológicos casi siempre causados por el entorno de la persona como factores sociales, culturales y educativos que crean una personalidad obsesiva. Cuando hablamos de problemas fisiológicos hacemos referencia a trastornos hormonales.

iStock-610554346

Síntomas

Los principales síntomas de esta enfermedad tienen que ver con la distorsión de la imagen corporal (el individuo se ve demasiado débil o delgado), preocupación excesiva por las dietas, necesidad casi enfermiza de hacer ejercicios y pensamientos obsesivos sobre el físico.

La baja autoestima, convulsiones, mareos, dolores de cabeza y taquicardias son otros síntomas de este desorden. Es más mortal que la anorexia y la bulimia, ya que el cuerpo humano sólo puede soportar un período máximo de 6 meses con estos trastornos

Consecuencias

Esta patología puede traer consigo consecuencias como dedicación excesiva al ejercicio o entrenamiento deportivo, por lo que las personas se alejan de sus círculos sociales e incluso de la familia.

La reducción de horas al estudio o al trabajo también están presentes, por lo tanto las personas afectadas no buscan rendir en otras áreas, sino sólo en el ejercicio, se aíslan y a menudo caen en depresión. Según los expertos el 58% de las personas que padecen vigorexia tienen síntomas depresivos complejos.

En muchos de los casos, debido a la sobrecarga de entrenamiento, los músculos huesos y las articulaciones se desgastan de forma irrversible.

Por otro lado, si el paciente consume anabolizantes con frecuencia puede tener complicaciones hepáticas, renales y de hipertensión, de hecho su riesgo de infarto es mayor. El consumo de esteroides trae problemas de fertilidad, aparición de delirios y manías obsesivas.

Recomendaciones: 

  • Equilibrar el estado de ánimo de la persona
  • Ganar seguridad a través de relaciones sociales
  • Combatir el perfeccionismo
  • Vencer las obsesiones
  • Ampliar el horizonte de interés
  • Acudir a un experto

Fuentes: 

Epidemiología de los trastornos mentales en América Latina y el Caribe, Pan American Health Org. Jorge J. Rodríguez, Robert Kohn, Sergio Aguilar-Gaxiola. 

Vigorexia: Estudio sobre la adicción al ejercicio. Un enforque de la problemática actual, Universidad de Antioquia Instituto Universitario de Educación Física Medellín. Carlos Fernando Gutiérrez, Castro Robert Ferreira.

Otros contenidos del dosier: Trastornos mentales

Comentarios

Artículos destacados

Descansa de la tecnología con estos 6 consejos
Descansa de la tecnología con estos 6 consejos

El uso de la tecnología es cada vez mayor a tal grado que nos perdemos de la convivencia de los que tenemos cerca. Estos...

Conoce todo sobre el glaucoma
Deporte para superar la depresión
¿Tienes matriz infantil? Cómo identificarla
El asma en 10 preguntas
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test