Higiene íntima: ¡cuidado con los excesos!

Cuando se trata de la higiene íntima, lo mejor suele ser enemigo de lo bueno. Los ginecólogos lo saben y lo advierten desde hace tiempo. Un nuevo estudio, el más importante hasta ahora sobre el tema, acaba de confirmarlo, mostrando los efectos perjudiciales de la práctica, incluso esporádica, de las duchas vaginales*.

¡Más infecciones!

Los autores observaron a 1200 mujeres sexualmente activas y les preguntaron sobre sus hábitos de higiene. El riesgo de vaginosis bacteriana, una infección vaginal producida por gérmenes anaerobios (que se desarrollan en ausencia de oxígeno), resultó ser un 40% más alto entre aquellas mujeres que practicaban duchas vaginales al menos una vez al mes. El riesgo era más del doble cuando la ducha se había realizado la semana anterior.
El riesgo también resultó ser mayor incluso entre aquellas que consideraban este gesto como un simple hábito de higiene y no como una respuesta a síntomas vaginales. Sin embargo, las duchas vaginales no se asociaron con un mayor riesgo de enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Respeta la flora

Este efecto perjudicial de la higiene íntima, especialmente cuando se realiza con productos agresivos, tiene una explicación. La vagina contiene diferentes bacterias, sobre todo lactobacilos, que conviven en harmonía y evitan que los gérmenes peligrosos se desarrollen. Si el equilibrio de esta flora se rompe con un aseo demasiado exhaustivo, existe el riesgo de que se desarrolle una bacteria o una levadura (cándida en particular) y provoque una infección. Confirmando este mecanismo, el estudio estadounidense ha revelado que las duchas vaginales estaban asociadas a la desaparición de los lactobacilos.
Las respuestas recogidas durante la investigación también ponen de relieve que la ducha vaginal es, para muchas mujeres, un hábito muy arraigado. Para algunas, este gesto se ha convertido en algo tan rutinario como lavarse los dientes.
Por lo tanto, es importante conocer desde la adolescencia la inutilidad y los peligros de esta práctica. Por ello, es bueno saber que el aseo vaginal no tiene ninguna eficacia contraceptiva y no protege contra las ETS. Todo lo contrario, ya que la irritación que puede provocar un aseo demasiado agresivo favorece la transmisión de los gérmenes. Por último, en caso de síntomas anormales, tales como irritación o flujo vaginal con un olor desagradable, es esencial consultar a un médico. Las duchas vaginales no son eficaces en el tratamiento de las infecciones que pueden causar estos trastornos.

Algunos consejos de higiene íntima

Es importante recordar algunas pautas cuando se trata de la higiene íntima. Si un aseo externo diario parece totalmente adecuado para limitar la proliferación de los microbios, una higiene íntima demasiado obsesiva, por el contrario, puede provocar irritación y el desequilibrio de la flora local.
Por otro lado, es conveniente:
• No utilizar productos demasiado agresivos;
• No aplicar perfumes o desodorantes en la zona;
• Cambiar de ropa interior todos los días;
• Evitar los pantalones demasiado ajustados, causa clásica de la irritación y de la candidiasis;
• Durante la regla, es importante cambiar los tampones y compresas por lo menos tres veces al día;
• Después de la deposición, hay que limpiarse de adelante hacia atrás, para evitar infectar la vulva y la vagina con la flora fecal.
Por último, en lugar de tratar de solucionar los problemas de molestia o irritación local por uno mismo, es importante consultar al médico de inmediato para evitar errores que puedan agravar el malestar y para tratar rápidamente una posible infección.
Dr. C. Guéniot

Otros contenidos del dosier: Higiene íntima

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test