Menopausia e higiene íntima

La menopausia es el periodo en el que el organismo de la mujer deja de secretar hormonas, lo que significa que los ciclos menstruales finalizan. Afecta a las mujeres de entre 40 y 55 años y va acompañada de sequedad vaginal o de infecciones urinarias. Para combatir los síntomas, basta con tomar algunas precauciones o recurrir a medicamentos.

Higiene íntima y menopausia

Las reglas de higiene son las mismas para todas, pero la mujer menopáusica debe prestar mayor atención porque su zona íntima es más frágil. Lo mejor es lavarse una o dos veces por día con un producto especial. Las duchas vaginales, al igual que el uso de jabones agresivos, se desaconseja totalmente. Es importante llevar ropa interior de fibra natural, ya que la sintética favorece la aparición de gérmenes y micosis.

Sequedad vaginal

La menopausia es precedida por un período llamado premenopausia, durante el que comienzan las irregularidades en el ciclo menstrual. Los ciclos pueden ser más cortos y las reglas más abundantes.

La sequedad vaginal es otro de los síntomas de este período, y suele aparecer en la mitad de las mujeres menopáusicas. Aunque son problemas de los que apenas se habla, es importante tratarlos porque pueden perturbar las relaciones sexuales y la vida en pareja.

Los cambios que experimentan las vías genitales se deben a que el organismo deja de secretar hormonas. El grosor de la mucosa vaginal disminuye y, al estar más frágil, puede sangrar durante las relaciones sexuales. También se hace sensible a las infecciones porque baja la acidez protectora local. La vagina pierde elasticidad y se seca, lo que hace que las relaciones sean dolorosas. No hay que dejar que esta sequedad se instale. Es importante hablar con el ginecólogo, ya que existen tratamientos hormonales y locales para remediar el problema.

Problemas urinarios

En algunas mujeres, el canal que conecta la vejiga y la uretra es muy corto, lo que propicia las infecciones urinarias causadas por los gérmenes intestinales. Tras la menopausia, estas infecciones son más frecuentes porque las mucosas pierden la capacidad de defenderse. Medidas como limpiarse de adelante hacia atrás cuando se va al baño o prevenir el estreñimiento mediante la hidratación y el consumo de fibra sirven para evitar los trastornos.

La menopausia también va acompañada de un debilitamiento de los músculos del perineo. A veces experimentado tras el parto, el problema consiste en que el perineo deja de cumplir su función de control. Las pérdidas urinarias pueden tener lugar cuando se hace un esfuerzo o simplemente mientras se ríe o se estornuda. Pueden tratarse mediante la reeducación o paliarse con las protecciones adaptadas que se venden en farmacias y en supermercados.

Sarah Laîné

Otros contenidos del dosier: Higiene íntima

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test