La terapia de remplazo hormonal que reduce los síntomas de la menopausia

Es importante hablar con el médico de cabecera si se está interesada en comenzar la terapia de sustitución hormonal. Aunque mayoría de las mujeres tienen la posibilidad someterse a ella sin ningún examen previo, la TRH puede no ser adecuada si existen antecedentes de cáncer de mama, de ovario o de útero, así como de coágulos sanguíneos, de una enfermedad hepática previa o hipertensión no tratada. En este último caso, será necesario controlar la presión arterial antes de poder comenzar la HRT.

Tipos de terapia de reemplazo hormonal

Asimismo, el profesional de la salud podrá explicar con detalle los diferentes tipos de TRH disponibles y ayudar a elegir el que más se adecue a las características de la paciente. Es habitual que se comience con un tratamiento de prueba durante tres meses. Si no es así, el médico puede sugerir que se modifiquen las dosis o se cambie el tipo de TRH que se está tomando. Existen varias posibilidades y es importante encontrar la combinación más adecuada para cada persona.

  • Hormonas: la mayoría de mujeres toman una combinación de estrógeno y progestágeno. No obstante las mujeres que se han sometido a una histerectomía pueden tomar estrógeno directamente.
  • Formas de aplicación: incluyen tabletas, parches cutáneos, geles y cremas vaginales, pesarios o anillos.
  • Regímenes de tratamiento: la medicación puede ser tomada de forma continuada o en ciclos, en los que se toma estrógeno de forma constante y progestágeno cada pocas semanas.

Riesgos y efectos secundarios de la TRH

La terapia de reemplazo hormonal ha generado mucha controversia. Como con cualquier tratamiento, la TRH puede causar efectos secundarios. Sin embargo, por lo general, estos síntomas desaparecen dentro de los tres meses posteriores al inicio del tratamiento. Los más comunes incluyen sensibilidad en los senos, dolores de cabeza, náuseas, indigestión, dolor abdominal o sangrado vaginal. Algunos tipos de TRH también pueden causar un pequeño aumento en su riesgo de ciertos problemas más serios, como coágulos sanguíneos y cáncer de mama. 

La primera píldora de estrógeno fue introducida en 1942 y la terapia se ha ido generalizando desde finales de los 60, aunque en aquella época el tipo de ensayos distaban bastante de los que se hacen hoy en día. La ciencia llegó más tarde, en los años 90 dos grandes estudios hallaron un ligero aumento en la tasa de cáncer de mama y ovario. Sin embargo, estudios posteriores han reflejado que la TRH no aumenta la mortalidad y que el incremento del riesgo de contraer es estadísticamente bajo. Por eso, entre 2002 y 2010, la mayoría de sociedades científicas de especialistas en menopausia -57 de todo el mundo- se han posicionado a favor de la terapia o han regulado con recomendaciones la administración del tratamiento, bajo supervisión médica. Y, sin embargo, aunque la terapia está indicada para un 20% de mujeres que atraviesan la menopausia, se estima que menos de un 5% recurre a ella.

Alternativas a la TRH 

La mayoría de los síntomas desagradables de la menopausia son causados por la pérdida de estrógenos en el cuerpo, cuando los ovarios se quedan sin óvulos en la mediana edad y dejan de producir esta hormona. Por otro lado, niveles demasiado altos de estrógenos pueden causar cáncer endometrial, así que para proteger el revestimiento del útero, se administra la TRH combinada, por lo que también contiene progesterona. Existen diferentes alternativas, pero ninguna de ellas ofrece la misma respuesta a los síntomas.

Se dividen en tres grupos: las opciones no farmacológicas, los medicamentos diseñados para otras afecciones (pero que se ha demostrado que pueden reducir los síntomas de la menopausia) y las terapias alternativas. Ejemplos de opciones no farmacológicas son el yoga, la terapia cognitivo-conductual (TCC), los cambios en el estilo de vida y la pérdida de peso. También se puede acudir a otras medicinas o terapias alternativas, como hierbas medicinales o acupuntura, aunque sus resultados están menos demostrados y no resuelven todos los síntomas.

Fuentes:

  • ‘Menopausal Hormone Therapy and Long-term All-Cause and Cause-Specific Mortality’, Fred Hutchinson. Journal of American Medical Assotiation (JAMA).
  • ‘Esterified Estrogens and Conjugated Equine Estrogens and the Risk of Venous Thrombosis’, Nicholas L. Smith et al. JAMA.
  • Comunicación sobre riesgos de medicamentos para profesionales sanitarios [ref: 2008/16]. Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
  • ‘El uso de los fitoestrógenos en la menopausia’, Asociación Española de Estudio de la Menopausia.
  • Nota oficial sobre TRH, Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Otros contenidos del dosier: Menopausia

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test