Cuando la pubertad se adelanta

La pubertad se manifiesta mediante la aparición de los llamados caracteres sexuales secundarios: aumento de la cantidad de bello corporal, crecimiento del pecho, la primera regla y el aumento del volumen de los testículos y del pene en el caso de los niños. Estas transformaciones comienzan en torno a los 9 o 10 años en las niñas y hacia los 12 en los varones. Y en todos los casos dura alrededor de seis años. Los factores que influyen en la edad de llegada de la pubertad son diversos: factores genéticos, condiciones de vida, calidad y cantidad de la alimentación –y por consiguiente el peso–, grado de actividad física, etc.

Tres tipos de pubertad precoz

Puede suceder que la pubertad se retrase o que, como hemos dicho, llegue precozmente. Este último caso es raro y representa sólo entre una y dos de las consultas totales. De ellas, la mayoría son de niñas (99%). Existen tres grandes tipos de pubertad precoz: la pubertad precoz central, la pubertad precoz periférica y la pubertad precoz disociada.

  • La pubertad precoz central:

La pubertad precoz central responde a una activación temprana de los mecanismos neurológicos y hormonales que gobiernan las funciones sexuales. El cerebro, por medio de secreciones de ciertas neuronas del hipotálamo, es responsable del aumento del volumen y la maduración de las gónadas (glándulas sexuales masculinas –testículos– y femeninas –ovarios–) y, por ende, del desarrollo de los caracteres sexuales secundarios. La pubertad precoz central aparece generalmente antes de los 8 años de edad en las niñas y antes de los 9 en los niños.

En estos casos, las hormonas LH (luteineizante o lutropina) y FSH (foliculoestimulante) alcanzan prematuramente los índices adultos.

La pubertad precoz central puede responder a cambios en el cerebro, problemas genéticos o incluso a tumores que secretan hormonas. En los varones, el motivo suele ser tumoral. Con todo, se desconocen las causas de este trastorno en nueve de cada diez casos en las niñas y en cinco de cada diez en los niños.

  • La pubertad precoz periférica

Es menos frecuente que la anterior y más fácil de detectar gracias al llamado test de Synacthen, que sirve para evaluar el funcionamiento de las glándulas suprarrenales por medio de la inyección de una hormona. La única diferencia con la pubertad precoz central es que, en la periférica, las células sexuales permanecen inmaduras. El responsable de este problema suele ser una hipertrofia congénita de las glándulas suprarrenales o un tumor que secreta andrógenos u estrógenos.

  • La Pubertad precoz disociada

También llamada incompleta, corresponde a la aparición de un carácter sexual aislado: aumento de los senos, aparición de bello púbico o hemorragias genitales aisladas. Todos estos fenómenos a menudo responden a una disfunción fugaz y menor del eje hipotálamo-hipófisis-gónadas. Sin embargo, el sangrado precoz debe recibir atención porque puede ser sintomático de una enfermedad más importante.

Causas relacionadas con nuestro estilo de vida

Desde hace algunos años se ha constatado un aumento en el número de casos de pubertad precoz. Existen distintas hipótesis que explican esta evolución, pero la mayoría hace referencia al estilo de vida actual.

El aumento de los aportes calóricos y la obesidad –que en los niños de Estados Unidos se ha multiplicado por 20– podrían influir en el número de casos de pubertad precoz. En efecto, la grasa facilita la producción de estrógenos e insulina, dos hormonas que afectan al desarrollo sexual.

De igual manera, la falta de ejercicio físico también repercutiría en el advenimiento precoz de la pubertad, ya que se sabe que practicar deporte de manera intensa retrasa la aparición de las características sexuales.

Otra causa sería la presencia de estrógenos en los cosméticos y, según algunos científicos, de moléculas químicas en la composición de los plásticos y en algunos productos de belleza.

Algunos contaminantes en el medioambiente –sustancias con activos estrogénicos– también podrían desencadenar en las niñas una pubertad temprana.

Pero no hay que preocuparse en exceso ya que existen tratamientos para la mayoría de los casos de pubertad precoz. La primera etapa consiste en determinar el origen de esta condición, por medio de radiografías, escáneres o resonancias magnéticas nucleares. Posteriormente, pueden recetarse medicamentos que detengan la secreción de hormonas sexuales y, si la causa fuera un tumor, éste se extirparía por medio de cirugía.

F. Garcia-Ficheux

Otros contenidos del dosier: Menstruación

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test