Diez consejos para vivir bien la regla

1- Para las adolescentes, las primeras reglas son casi siempre una fuente de inquietud. Pero no hay que temer. Entre los 10 y los 16 años, cuando el cuerpo de la adolescente esté listo, algunas manchas rojizas o marrones aparecerán en sus braguitas. Sin embargo, no es algo que haya que esconder puesto que no se trata de nada sucio ni vergonzoso. Si acabas de tener tu primera regla, habla con tu madre o con tu hermana mayor. Ellas podrán aconsejarte.

2- En la mayoría de los casos la regla aparece por primera vez a los 13 años, aunque a algunas chicas les viene a los 10 y a otras, en cambio, a los 17. Esto no tiene nada de anormal. La llamada menarca (primera regla) se presenta entre un año y cuatro después de la aparición del primer botón mamario (el bultito debajo de la aréola mamaria). Si la primera regla se retrasa se puede realizar una ecografía pélvica para verificar que el útero y los ovarios estén bien conformados.

3- Es común sentir que las pérdidas son abundantes; sin embargo, la cantidad de sangre que se pierde durante la regla es de apenas unos 35 mililitros. Y, además, la sangre se renueva en el cuerpo muy rápidamente. Pero si sientes que las pérdidas son muy grandes y molestas, consulta con tu ginecólogo para que te recete una píldora anticonceptiva que regule el flujo.

4- El ciclo femenino dura alrededor de 28 días. Para saber cuándo tendrás la próxima regla lo mejor es apuntar cada mes la fecha de inicio de la menstruación. No obstante, durante los primeros años ésta es irregular debido a que el ciclo de ovulación aún no está maduro. Para no manchar la ropa interior en caso de que la regla llegue sorpresivamente, ¡lleva siempre una protección de reserva en el bolso!

5- Si has mantenido una relación sexual sin protección y notas que la regla se te retrasa, hazte enseguida un test de embarazo. Los tests que se venden en las farmacias son fiables en un 99 por ciento. Se pueden utilizar a partir del supuesto primer día de la regla e incluso unos días antes en el caso de los más eficaces.

6- La regla no es algo sucio, aunque es cierto que en contacto con el aire el líquido menstrual adquiere mal olor. Por ello, es importante lavarse regularmente y con cuidado. Si la protección no es la adecuada o si no se cambia con frecuencia, la sangre puede manchar las braguitas. Uses compresas o tampones, asegúrate de mantenerte seca.

7- La tristeza y la irritabilidad típicas de los días previos a la regla son síntomas del llamado “síndrome premenstrual”. También puede suceder que el vientre se hinche y que los senos se sensibilicen más de lo habitual. El síndrome premenstrual es ciertamente molesto pero no es grave, y existen algunos hábitos que ayudan a hacerlo más tolerable. Evita los platos demasiado salados ya que favorecen la retención de líquidos y limita el consumo de bebidas excitantes como el té y el café, puesto que tienden a aumentar la irritabilidad. Finalmente, duerme una buena cantidad de horas y practica una actividad física de manera regular.

8- Como consecuencia de las contracciones del útero durante la regla, hay mujeres que sienten dolor en el vientre y la espalda. Se trata de

molestias sin gravedad que suelen mitigarse tomando un paracetamol o un antiespasmódico. La aspirina es mejor evitarla ya que fluidifica la sangre. Los remedios simples, como colocarse la bolsa de agua caliente en la tripa, también son útiles. No obstante, si los dolores son muy fuertes es recomendable hablar con un ginecólogo.

9- Tener la regla no es razón para dejar de moverse. A menos que los dolores sean extremadamente molestos, el ejercicio físico puede seguir practicándose. Pero es importante cambiarse la protección antes y después de la actividad.

10- Nadie tiene por qué darse cuenta de que una mujer tiene la regla, a menos que lo diga o que adopte una actitud de martirio… Es importante aprender a preverlas y a vivir con ellas en lugar de padecerlas. Desterradas las creencias sobre la impureza de las mujeres durante la menstruación, no hay razón para sentirnos obstaculizadas por estas pequeñas pérdidas mensuales.

M. Chouchan

Otros contenidos del dosier: Menstruación

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test