¡Mi hijo crece demasiado rápido!

Crecer a estirones

Tu hijo ha dado varios estirones en el año. Un fenómeno muy normal, porque desde su nacimiento hasta el final de su adolescencia, un niño crece a estirones. No importa si estos son regulares: el niño puede crecer hasta tres centímetros en un mes y luego estancarse durante seis meses. Lo  importante es el crecimiento promedio logrado en un año. Entre los cuatro años y la entrada en la adolescencia, el niño crece un promedio de 0,5 cm al mes, o alrededor de seis centímetros por año. Todo se acelera en la adolescencia, cuando su curva de crecimiento suele dispararse. Un adolescente puede crecer entre 12 cm y 15 cm en un año.

Las curvas de crecimiento

El 27 de abril del 2006 la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió un nuevo patrón de referencia para la evaluación del crecimiento infantil desde el nacimiento hasta los cinco años de edad. Estos nuevos Patrones de Crecimiento Infantil de la OMS confirman que todos los niños de cualquier parte del mundo, si reciben cuidados y atención óptimos desde el inicio de sus vidas, tienen el mismo potencial de crecimiento.

Dolores de crecimiento, ¿es serio o no?

No, no es ni peligroso ni urgente. Los dolores de crecimiento son normales. Por lo general ocurren fuera de los picos de crecimiento y afectan especialmente a la espalda, las caderas, las rodillas, las pantorrillas, los talones y los pies. Rara vez causados ​​por un crecimiento demasiado rápido o importante,  son más bien de tipo hereditario o ligados a sobrepeso, estrés o trauma durante la práctica de un deporte (fatiga ósea y muscular). A veces la tasa de crecimiento del músculo no sigue la de los huesos y puede generarse tendinitis. Con el seguimiento anual del pediatra todo volverá a ser normal después del final del crecimiento.

¿Qué dolores de crecimiento debemos vigilar?

El dolor recurrente, que se mantiene en el mismo lugar del cuerpo. En primer lugar, es necesaria una visita al pediatra. Se comprobará la curva de crecimiento de tu hijo y también las masas ósea y muscular. Si hay escoliosis también se puede detectar.

Como precaución se puede prescribir una ecografía, especialmente si se sospecha de un derrame de cadera o rodilla. Una radiografía detectará la escoliosis de la columna vertebral o resaltará los problemas de calcificación, y un escáner hará un seguimiento del desarrollo de los huesos y los músculos de forma más general. En cuanto a la resonancia magnética, examinará específicamente estructuras óseas, cartílagos, tendones y músculos.

¿Sabías que la hormona de crecimiento es secretada en mayor cantidad durante la noche?

Dolores de crecimiento: ¿cómo tratarlos?

El pediatra derivará a un reumatólogo si sospecha otras causas de estos dolores. Sobre todo si van acompañados por artritis (inflamación dolorosa de las articulaciones), fiebre o una condición general deteriorada (pérdida de peso, fatiga). Si se trata de una enfermedad de las articulaciones se requiere atención especializada y tratamientos antiinflamatorios específicos.

El médico puede recomendar terapia física para el fortalecimiento muscular en caso de dolor muscular o de tendones. Un ortopedista tendrá en cuenta el dolor relacionado con pies planos o una curvatura anormal de la columna causada por una mala posición. Las plantillas pueden prevenir las desviaciones de la columna.

Cualquiera que sea el origen del dolor, el niño deberá continuar con la práctica de un deporte pero probablemente disminuyendo la intensidad o la frecuencia. De vez en cuando  se pueden tomar analgésicos suaves tales como paracetamol (15 mg / kg cada seis horas). 

¿Qué es la talla objetivo?

Es un indicador del crecimiento (o estatura potencial en función de la talla de los padres) útil para pediatras y especialistas para calcular la talla teórica del niño e identificar un potencial retraso en el crecimiento. Para ello, se utiliza la fórmula de Tanner:

  • Talla objetivo de niño = (altura de la madre en centímetros + altura del padre en centímetros + 13) dividido por 2.
  • Talla objetivo de niña= (altura de la madre en centímetros + altura del padre en centímetros - 13) dividido por 2.

Su cálculo es aproximado, ya que actualmente no es posible determinar de antemano la estatura que tendrá un niño en la edad adulta.

S. Catalán-Massé

Fuentes:

• Entrevista con la doctora Sarah Bursaux, pediatra y autora de "La premiere année de bebé,  c est malin", Ediciones Leduc - 15 €

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test