Piojos, intrusos del cuero cabelludo

La pediculosis es una infestación altamente contagiosa producida por los piojos, esos parásitos que se transmiten por contacto directo y que tan a menudo invaden la cabellera de los más pequeños y de algún que otro adulto. Porque, a pesar de ser la enfermedad infantil más habitual, los expertos aseguran que los niños no son los únicos susceptibles de padecerla.

Los piojos son hematófagos, es decir, que se alimentan de la sangre, y existen más de 3.000 especies diferentes, aunque sólo tres pueden afectar al hombre. Se caracterizan por crecer y multiplicarse con mucha velocidad, sobre todo cuando la cabeza de una persona entra en contacto directo con la de otra; también pueden contagiarse por el intercambio de objetos personales como peines, horquillas, gorros, cintas, etc.

“La pediculosis es la enfermedad parasitaria más frecuente en los niños de 3 a 10 años y en sus familiares y cuidadores”, aseguran desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (COFM). La institución menciona que los piojos aparecen todo el año, que cualquier persona puede infestarse y que ni el largo del pelo ni la falta de higiene favorecen el contagio. No obstante, recuerdan que las plagas son especialmente frecuentes en los colegios y sobre todo en las niñas, al haber más contacto físico entre ellas que entre sus compañeros.

Los ciclos de vida del piojo

A lo largo de su breve existencia, de unos 30 días, el piojo pasa por tres etapas: primero es liendre, luego ninfa o larva y, finalmente, piojo.

Las liendres o huevos se fijan en la raíz del cabello mediante una sustancia pegajosa e insoluble en agua que vuelve muy difícil su eliminación. Es el piojo hembra el que se encarga de pegarlos uno a uno en la base del pelo. Al cabo de una semana, de cada una de las liendres nace una larva o ninfa. Éstas abandonan entonces el caparazón, que a pesar de quedar vacío permanece pegado al pelo.

Las larvas son similares al piojo adulto pero más pequeñas y, aunque aún no pueden poner huevos, ya se alimentan de sangre humana. Viven adheridas al pelo y a unos tres o cuatro centímetros del cuero cabelludo, cuya temperatura y humedad facilitan la incubación. Transcurridos 10 días la ninfa ya es adulta y puede reproducirse.

En la cabeza de una persona el piojo adulto vive entre 30 y 40 días, allí se alimenta de sangre y se reproduce. Los piojos hembra pueden poner entre cinco y diez huevos por día pero la cantidad disminuye a media que se hacen mayores. Fuera de la cabeza, el piojo sólo vive dos días

Cómo saber si se tiene piojos

Cuando un niño se queja de picores y se rasca la cabeza con insistencia, incluso de noche, entonces es posible que tenga piojos. Los piojos adultos se alojan en la nuca y detrás de las orejas y las liendres cerca de la raíz del pelo.

El COFM recomienda:

  • Observar si hay piojos vivos.
  • Buscarlos con el pelo húmedo.
  • Utilizar una lupa y un foco de luz directa sobre el cabello.
  • Dividir el pelo en mechones y peinarlo de la raíz a las puntas con ayuda de un peine lendrera.
  • Poner una toalla encima de los hombros para ver los piojos que puedan caer.

En función de los piojos que se encuentren, la infestación puede ser masiva (más de 10 piojos vivos), moderada (entre 5 y 10 piojos vivos) o ligera (menos de 10 piojos vivos).

Cómo deshacerse de estos parásitos

“Sólo las personas infectadas deben tratarse y en ningún caso han de seguirse tratamientos preventivos”, puntualiza la doctora Gemma Talló, pediatra del Hospital de Nens de Barcelona. La experta recomienda aplicar el pediculicida sobre el pelo seco, utilizar la lendrera y repetir el tratamiento a los siete días para eliminar cualquier liendre residual. “No obstante, si después del tratamiento sigue habiendo piojos vivos, hay que cambiar de producto”, recomienda Talló.

Existen dos tipos de pediculicidas: los plaguicidas y los tratamientos sin plaguicidas. “Los plaguicidas son los que se han utilizado tradicionalmente, pero en los últimos años ha habido estudios que han revelado que algunos piojos se han vuelto resistentes a su componente”, explican desde la COFM.

Los tratamientos de “nueva generación” como la solución pediculicida FullMarks sin pesticidas, han demostrado ser muy eficaces y funcionan bloqueando las vías respiratorias del parásito, matándolo por asfixia y deshidratación. Como efecto complementario disuelven la sustancia cementante que fija la liendre al cabello. Y adiós piojos.

P. Gil Estrada

Otros contenidos del dosier: Piojos

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test