Diagnosticar mejor el síndrome del bebé sacudido

200 víctimas cada año

Se calcula que al menos 200 niños son víctimas cada año del síndrome del bebé sacudido, una cifra, sin duda, subestimada dada la dificultad del diagnóstico, explica el Dr. Cédric Grouchka, representante de la HAS. Detrás de este síndrome se esconden traumatismos violentos del cerebro, del ojo y de la médula espinal inflingidos siete de cada diez veces por un hombre (a menudo el padre o el padrastro). “Se trata de un gesto típicamente impulsivo de un momento de cabreo, no necesariamente violento incluso a pesar de los daños irreparables”, añade el Dr. Grouchka. La sacudida provoca la muerte del bebé entre un 10 y un 40% de los casos y secuelas irreversibles, en caso de que este sobreviva.

Con el objetivo de ayudar a los profesionales sanitarios a diagnosticar más fácilmente el síndrome del bebé sacudido y a mejorar, por lo tanto, el tratamiento de las pequeñas víctimas, se ha realizado una audiencia pública ante representantes de 17 instancias (urgentistas, neurocirujanos, el Tribunal de Gran Instancia de París, el Inserm (1) y la UNAFTC (2) entre otros) por iniciativa de la Sociedad francesa de Medicina y Readaptación (Sofmer) y con el apoyo de la Dirección general francesa de Sanidad (DGS). Las conclusiones se difundirán en forma de pósters y de recomendaciones a los médicos directamente concernidos por el diagnóstico de sacudida. Sin embargo, los profesionales de la salud en general y los adultos con niños a su cargo deberían ser igualmente informados con el fin de que todos los padres estén sensibilizados desde el nacimiento del bebé.

Un diagnóstico de sacudida posible a muy probable

Según las recomendaciones de la HAS, los médicos deben “evocar sistemáticamente el diagnóstico de sacudida ante síntomas neurológicos, aunque también ante signos menos específicos como vómitos, una palidez alarmante o un cambio inexplicable del bebé”. Además, debe realizarse un examen clínico con el niño desnudo deteniéndose especialmente en la palpación fontanela, en la medida del perímetro craneal y en la búsqueda de equimosis en el tórax y el cuero cabelludo.

Ante síntomas evocadores, el médico debe proceder inmediatamente a exámenes de diagnóstico por imagen (escáner y, de ser posible, resonancia magnética) para descartar la presencia de un hematoma subdural u otras lesiones cerebrales y pedir un examen de fondo de ojo a un oftalmólogo para descartar hemorragias retinianas. Al mismo tiempo, el médico debe escuchar atentamente a los padres o responsables del niño con el fin de ver si este último es coherente.

La HAS ha definido una clasificación de criterios según 4 categorías:

  • Diagnóstico altamente probable o cierto: el bebé presenta diversos focos hemorrágicos entre la bóveda craneal y las meninges asociados a hemorragias retinianas. Además, el historial de las circunstancias de dichas lesiones aportado por el entorno del niño es incoherente e incompatible con las mismas.
  • Diagnóstico probable: el niño presenta hematomas subdurales sin presencia de hemorragia retiniana o tan sólo un foco de hemorragia craneal asociado a una hemorragia retiniana. En cualquiera de los casos, el discurso del entorno parece incoherente o incompatible.
  • Diagnóstico posible: el niño presenta un único hematoma subdural, sin embargo, la historia relatada por los padres “no se ajusta”.
  • Diagnóstico descartado: ante un hematoma cuya formación puede ser explicada por el entorno del niño mediante un testimonio neutro.

¿Cómo actuar?

 “Los médicos hospitalistas suelen tener ideas divididas con respecto a las medidas a tomar puesto que las consecuencias son a menudo bastante graves”, insiste Fabienne Quiriau, copresidenta de la comisión de audiencias como directora general de la Convención francesa de las Asociaciones de Protección del Niño (CNAPE). Las medidas recomendadas difieren en función del grado de probabilidad del diagnóstico. En caso de un diagnóstico altamente probable, la HAS aconseja señalar el asunto a las autoridades ministeriales. En caso de un diagnóstico posible, el médico debe informar al presidente del Consejo General, que dispone de una célula específica: el CRIP (Célula de selección, de tratamiento y de evolución de la información preocupante). Tanto en un caso como en otro, es obligatorio ingresar al niño inmediatamente para ponerlo a salvo y evitar una recidiva. Un riesgo muy elevado ya que el porcentaje alcanza el 50%.

 “Es importante informar y formar a los profesionales sanitarios ante las sacudidas y no solamente durante su formación universitaria inicial sino también durante su formación continua y, de ser posible, común”, explica Fabienne Quiriau.

“Enfadarse es normal, lo que no es normal es sacudirlo”

En lo tocante a los padres, la HAS quiere sensibilizar a los profesionales sanitarios médicos y otros (enfermeros, puericultores….) de la gravedad de la sacudida y de las serias consecuencias que este acto puede tener para el niño (más graves que una caída del cambiador) con el fin de que se insista en pasarles el mensaje de prevención de manera repetida desde el nacimiento del bebé. Pues es su obligación informar a los jóvenes padres de la existencia de lugares e instituciones donde podrán encontrar ayuda al respecto.

La Dra. Anne Laurent-Vannier, presidenta del comité de organización de las audiencias y jefa de servicio de rehabilitación de las patologías neurológicas del niño en el hospital Saint-Maurice (Francia), insiste en que “lo más importante es advertir a los padres de que es normal que un niño llore durante dos horas y de que es normal cabrearse. Lo que no es normal, sin embargo, es sacudirlo por ello”. “Los padres tienen derecho a cabrearse, continúa, por ello no deben dudar en dejar al niño solo el tiempo necesario para que este se calme antes de tomar otras medidas”. Su consejo: acuesta al bebé de espaldas en su cuna y asegúrate de que no hay razón que justifique sus lloros. La especialista en maltrato infantil recomienda y anima a los padres a jugar con el niño, sobre todo a hacerle el avión, siempre y cuando la edad del bebé lo permita.

Por todas estas razones, la HAS ha realizado un vídeo que se enviará a todos los servicios de maternidad franceses como medida de ayuda y de apoyo para los profesionales sanitarios a la hora de acercarse a las familias.

Gracias a estas recomendaciones, la HAS espera igualmente revalorizar las indemnizaciones de los niños víctimas del síndrome del bebé sacudido.

A. Pelletier

1. Instituto francés de Estudios Científicos e Investigación Médica.

2. Unión Nacional francesa de Asociaciones de Familias de Traumatizados Cerebrales.

Fuente:

Conferencia de prensa de la HAS, 13 de septiembre de 2011. Síndrome del bebé sacudido – Recomendaciones de la comisión de audiencias (consultable en línea)

Otros contenidos del dosier: Salud del bebé

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test