El síndrome del niño zarandeado

Se calcula que en España uno de cada 45 000 bebés nacidos al año es víctima del síndrome del niño zarandeado. Aproximadamente el 10 % de ellos mueren. El 75 % de los que sobreviven arrastran de por vida graves secuelas, como parálisis, ceguera, deficiencia intelectual, trastornos del comportamiento, déficit de la atención y epilepsia. Un único episodio de zarandeo puede ser suficiente para provocarlas.

¿Cómo se producen estos daños?

Un bebé es un ser vulnerable que no puede mantener la cabeza erguida porque pesa mucho en proporción con su cuerpecito. El adulto que lo zarandea pesa entre 10 y 15 veces más que él. ¡Es como si te zarandeara a ti alguien que pesa 800 kilos! El traumatismo que sufre el pequeño es considerablemente más violento que el que sufriría si cayera del cambiador (con lo que, por supuesto, también hay que tener mucho cuidado).

¿Cómo surge esta brutal agresión?

Cualquier adulto puede acabar al límite de su paciencia si no consigue calmar a un bebé que llora desconsoladamente. La exasperación es normal y comprensible. No obstante, el adulto debe controlarse, pues, de lo contrario, puede acabar zarandeando al bebé, provocándole el síndrome. Este zarandeo constituye, además, una forma grave de maltrato infantil.

No hay que olvidar que un bebé puede llegar a llorar más de dos horas al día, a veces seguidas. Asimismo, puede seguir llorando aunque no tenga hambre ni fiebre, su pañal esté limpio o le hagamos muchos mimos. El llanto es su modo de expresarse y es especialmente intenso entre las 6 y las 8 semanas de vida.

No confundir juegos con zarandeo

Jugar con un bebé no es peligroso. Al contrario, es algo que debemos hacer, ya que los estímulos provocados con el juego son imprescindibles para su correcto desarrollo. Obviamente, los juegos deben adecuarse a su edad. Si ya tiene unos meses, podemos levantarlo en el aire y, si ya ha cumplido un año, podemos hacerle el avión. A pesar de lo que con frecuencia se cree, estos juegos no resultan peligrosos. Tanto el niño como el adulto ríen en un contexto de alegría. El síndrome del niño zarandeado no tiene nada que ver con el juego. Jugar no es zarandear y zarandear no es jugar.

¿Cómo evitarlo?

Las recomendaciones son muy sencillas de aplicar. Síguelas y explícaselas a todo aquel que cuide de tu bebé:

  • Primero, comprueba si tiene hambre, el pañal limpio, calor o fiebre. Si está todo en orden, intenta consolarlo cogiéndolo en brazos y acariciándolo.
  • En ningún caso zarandees al bebé para ver si así deja de llorar. Lo mejor es acostarlo boca arriba en la cuna y dejarlo solo en su habitación. No pasa nada porque llore, es su modo de expresarse. Además, es mucho menos peligroso para él quedarse solo en la cuna que en brazos de un adulto que ha perdido los nervios.
  • Si, con todo, sigue llorando, pide ayuda a alguien. No dudes en consultar a un pediatra.

¿Qué hacer para que no se repita?

Es frecuente que el mismo bebé sufra varios episodios de zarandeo. Por tanto, es necesario detectar lo antes posible los síntomas que hagan sospechar una primera agresión para evitar que vuelva a producirse. Los signos que deben alertarnos son las equimosis (moratones, excepcionales en niños que no saben andar), fracturas óseas o cambios en el comportamiento y disminución de sus habilidades (menor vitalidad e interacción, somnolencia, vómitos sin fiebre ni diarrea). En todos estos casos, el bebé debe ser examinado por un pediatra. Si se producen síntomas más graves (como pérdida del conocimiento), hay que llamar a los servicios de urgencias (112).

Más información:

Familia y Salud. Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria

En Familia. Asociación Española de Pediatría

A. Laurent-Vannier

Jefa de la Unidad de Rehabilitación de Patologías Neurológicas Infantiles Adquiridas de los Hospitales de Saint-Maurice (Francia)

Otros contenidos del dosier: Salud del bebé

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test