El muguet: la infección que afecta a los más pequeños

Los síntomas del muguet

El muguet o candidiasis oral es una infección causada por Candida albicans que se desarrolla en la boca del bebé. Afecta a entre el 5 % y el 7 % de los lactantes, y en ocasiones se transmite durante el parto, debido a la presencia de una candidiasis vaginal, aunque dicha vía de transmisión es poco frecuente. "Los niños suelen infectarse al llevarse a la boca juguetes contaminados.O cuando un adulto o un hermano se pone su chupete y después se lo pasa al bebé, porque la Candida albicans es asintomática después del primer año", explica el Dr. Pilliot.

El hongo se manifiesta a través de puntos blanquecinos en el interior de las mejillas y los labios. “Pero, ojo, no hay que confundirlos con los restos de leche”, advierte el pediatra. A tal fin, nos explica un truco muy sencillo: “Envuelve tu dedo con una compresa y frota suavemente la mucosa bucal del bebé.Si son residuos de leche, desaparecerán; en caso contrario, se tratará de un muguet”.

¿Cómo tratar el muguet en el lactante?

La infección es muy molesta para el bebé, ya que puede impedir su correcta alimentación. “Se parece a las aftas comunes”, precisa Marc Pilliot. El pediatra prescribirá un gel oral para aplicar en la boca del bebé y atenuar los dolores. En unos tres días empezarán a verse mejoras.

No obstante, hay que tener cuidado con las complicaciones, porque una candidiasis oral puede dar lugar a diarreas y dermatitis en la zona del pañal, a causa de un desequilibrio de la flora intestinal. “Ello sucede cuando el niño se somete a un tratamiento a base de antibióticos. En dichos casos, debe administrarse una solución antifúngica líquida, tres o cuatro veces al día al darle el pecho, y el niño se recuperará rápidamente”, precisa el doctor.

Muguet y lactancia: ¿cuáles son los riesgos?

Aparte de la dificultad que tiene el bebé para alimentarse, existe un riesgo para la madre, puesto que puede contraer una candidiasis del pezón o los conductos galactóforos, situados en las glándulas mamarias, que se manifiesta por los dolores experimentados al dar el pecho. Según Marc Pilliot, "las madres lo describen como unos pinchazos en el seno, y la lactancia se vuelve dolorosa.Pero muchas candidiasis se diagnostican erróneamente. Por eso, en caso de presentar los síntomas, es importante consultar a un especialista de la lactancia".
Seguidamente, se propondrá un tratamiento natural. La violeta de genciana, un colorante concentrado al 1 %, debe aplicarse en la boca del bebé, antes de la lactancia.Al colocar al niño para darle el pecho, la solución accederá a la glándula para tratarla.No obstante, el especialista señala que no se debe prolongar el tratamiento más de una semana.

¿Cómo evitar las recaídas?

Cuando el bebé esté curado, lo principal es evitar un nuevo contacto con el hongo. Para limitar la transmisión del muguet, hay que introducir los juguetes, biberones y chupetes del bebé en agua hirviendo durante 20 minutos.
"Es engorroso, ya que, para que sea eficaz, hay que realizar el mismo proceso después de cada toma del biberón mientras el niño esté enfermo, explica Marc Pilliot. También es necesario prestar mucha atención a lo que el bebé se lleva a la boca". Lo más sencillo es el chupete: basta con sustituirlo por uno nuevo cuando esté curado.

S. Boultif

Otros contenidos del dosier: Salud del bebé

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test