Los problemas de erección y sus causas

Esta enfermedad es muy frecuente y afecta a 152 millones de hombres en todo el mundo. Debido al envejecimiento de la población, el número de casos se duplicará en 2025. Según varios estudios, uno de cada cinco hombres sufre disfunción eréctil. Este problema presenta causas distintas. Principalmente se distingue entre causas psicológicas y causas fisiológicas.

Causas fisiológicas

Hipertensión, diabetes, trastornos hormonales o neurológicos… el origen de una disfunción eréctil puede ser múltiple, pero la mayoría de causas puede tratarse.  
Origen vascular
Todas las patologías capaces de alterar las arterias pueden tener consecuencias en la calidad de las erecciones. Así pues, la ateroesclerosis (aumento y endurecimiento de las arterias) es la primera causa fisiológica de la disfunción eréctil. Sin embargo, existen otros factores de riesgo que pueden provocar las mismas consecuencias: hipertensión arterial, tabaquismo, dislipidemias y diabetes, que triplican los riesgos de disfunción eréctil.
Origen hormonal
Después de cierta edad, los hombres sufren un déficit de andrógenos relacionado con la edad (DALA). Esta falta de la hormona viril por excelencia, la testosterona, puede provocar una disminución del interés por la sexualidad, una reducción de masa muscular, una pérdida de densidad ósea, cambios de humor, falta de energía y problemas de erección.
Origen neurológico
Ciertas afecciones neurológicas pueden desencadenar problemas de erección. Se distinguen:

  • Ataques centrales, como la esclerosis en placas;
  • Accidentes vasculares cerebrales o traumatismos medulares con ataques periféricos;
  • Ataques a los nervios erectores después de una intervención quirúrgica (prostatectomía, por ejemplo);
  • Ataques a nervios asociados al alcohol o a la diabetes (neuropatía etílica o diabética).

Origen medicamentoso
Ciertos medicamentos pueden ser la causa de una disfunción eréctil. Los más frecuentes son los antihipertensores (en particular los beta-bloqueantes), los tratamientos hormonales (estrógenos, antiandrógenos centrales, agonistas de la LH-RH), antidepresivos, antiparkinsonianos, anticonvulsivos, anfetaminas, derivados de la digitalina, finasterida u opiáceos.

Causas psicológicas

Estas causas se denominan psicológicas o psicogénicas. Su distinción está sujeta a discusión. Sin embargo, de una forma esquemática, podemos distinguir entre causas individuales o relacionales:

  • Las causas individuales incluyen la ansiedad, el estrés, la angustia del momento, la depresión, las fobias y los miedos;
  • Las causas relacionales, por otro lado, consisten en las repercusiones psicológicas que nacen de los conflictos de la pareja, de la actitud negativa o agresiva de la pareja, de una ruptura, de la culpabilidad asociada a una relación extraconyugal o incluso del fallecimiento de una esposa.

La disfunción eréctil cuyo origen es psicológico o psicogénico se puede identificar con cierta facilidad. La ausencia de una causa fisiológica se identifica por las erecciones nocturnas y matutinas.
Sin embargo, cabe decir que la causa más frecuente de esta disfunción es mixta. Un problema psicológico siempre acaba por desencadenar un problema físico, y viceversa.
D. Bême

Otros contenidos del dosier: Impotencia o disfunción eréctil

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test