El suelo pélvico en los hombres

Pero por supuesto los hombres también tienen suelo pélvico y la edad y el ejercicio físico sin cuidado en esta zona debilitan esta zona provocando incontinencias y problemas urinarios y de próstata. Además las operaciones de la próstata suelen debilitar el esfínter uretral y ahí es cuando se necesita una rehabilitación del suelo pélvico.

Si no es tu caso, no dejes de leer, porque el ejercicio del suelo pélvico puede mejorar tu vida sexual.

¿Qué es el suelo pélvico?

Es el conjunto de músculos de la pelvis que, formando una especie de hamaca, sostiene en su posición correcta los órganos reproductivos y, con ello, también los digestivos. Además, ya que músculos y huesos están tan interrelacionados, también la columna, cadera, pelvis y piernas afectan y son afectados por el estado de los músculos del suelo pélvico.

En el caso del hombre, rodea el ano y la uretra, formando parte de los esfínteres.

Una buena manera de localizarlo es contrayendo los músculos del ano como para contener los gases, notarás además que el pene hace un movimiento de elevación. Una vez localizado, ya puedes ejercitarlo contrayendo y relajando los músculos.

¿Cómo ejercitar el suelo pélvico?

Puedes ejercitarlo tú mismo, en cualquier momento y lugar y sin que nadie sepa que lo estás haciendo. ¿Cómo? Con los ejercicios de Kegel:

Una vez localizada la musculatura mediante la contracción del ano, quédate con ese ejercicio. Deberás contraer el ano durante 5 segundos y luego descansar, repite esta operación 10 veces o hasta que estés cansado. Una vez controles este ejercicio puedes pasar a hacerlos más rápido.

Otra estupenda manera de ejercitar el suelo pélvico y otros músculos del cuerpo, son los abdominales hipopresivos. Para esto es recomendable ser orientado por un profesional puesto que unos abdominales mal hechos pueden tener el efecto contrario sobre la musculatura.

Beneficios de los ejercicios de Kegel para el hombre

  • Autoconocimiento. Saber más sobre la propia anatomía y entender el funcionamiento del cuerpo es muy positivo tanto a nivel psicológico como físico.
  • Control de la eyaculación. Una manera de detener la eyaculación es contraer la musculatura cerrando la compuerta a la uretra, es decir, al exterior. Ese mecanismo solo contiene la eyaculación unos momentos pero si la musculatura está débil ese valioso tiempo se pierde.
  • Mejora de la erección. Como has comprobado al contraer la musculatura, el pene se ha elevado. Con un suelo pélvico más fuerte el angulo de erección es más grande y además el ejercicio mejora la circulación de la zona ayudando a que el llenado de sangre del pene sea más rápido.
  • Ayuda en la prevención de prostatitis. La musculatura pélvica favorece la expulsión correcta de la eyaculación y la orina, ayuda a no dejar restos en la próstata que puedan llevar a una prostatitis bacteriana.

Todo esto es a nivel general, para prevenir y mejorar ciertas dificultades. Una vez que hay un problema de incontinencia hay que acudir a un fisioterapeuta de suelo pélvico para valorar la musculatura. Si ya hay un problema de eyaculación precoz o disfunción eréctil, el ejercicio por sí solo no es el tratamiento y hay que acudir a un especialista; médico o terapeuta sexual.

¡Empieza a cuidar tu suelo pélvico YA y mejora tu vida sexual!

Otros contenidos del dosier: Incontinencia urinaria masculina

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test