La curvatura del pene o enfermedad de Peyronie

Poco frecuente, la enfermedad de Peyronie puede ser dolorosa y es a menudo motivo de preocupación. Esta enfermedad, responsable de la curvatura del pene, le debe su nombre al médico que primero la describió en 1743, François Gigot de La Peyronie, cirujano del rey Luis XV.

¿Por qué se produce?

Aunque de causa desconocida sí es fácil describir. Una placa de tejido fibroso que se forma en la envoltura de los cuerpos cavernosos que permiten la erección hace que estos tejidos pierdan su elasticidad. El pene toma una forma curva al no poder extenderse por completo en la erección.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Peyronie?

Por palpación el médico puede notar las placas duras en el pene  sin erección. Por lo general este tejido fibroso se sitúa en la cara posterior del pene.

¿Es posible seguir teniendo relaciones sexuales?

En algunos hombres el ángulo de curvatura es pequeño y no interfiere en la vida sexual. Sin embargo, cuando la curvatura es importante, las relaciones sexuales son difíciles, cuando no imposibles.

Incluso si esta enfermedad en la mayoría de los casos no interfiere en la rigidez de la erección, es fuente de estrés y puede crear trastornos sexuales. Desde molestia a vergüenza, pasando por sentirse anormal o incluso deforme, hasta vivirla como pérdida de virilidad, esta curvatura puede tener repercusiones psicológicas importantes.

¿Cómo evoluciona la enfermedad?

En algunos casos se cura por sí sola. En 18 meses el pene pierde la curva. De ahí que es importante armarse de paciencia y dejar pasar ese tiempo antes de pensar en otras medidas.

En otros casos, la curva aumenta y resulta cada vez más molesta. Generalmente, en dos o tres años, la curvatura llega al ángulo máximo.

¿Cuáles son los tratamientos de la enfermedad de Peyronie?

Aunque los tratamientos disponibles son numerosos (vitamina E, tamoxifeno,  colchicina, para amino benzoato de potasio; procarbazina, inyecciones intraplaca de verapamil,…), ninguno de ellos tiene una eficacia probada.

En algunos casos se puede recurrir a la cirugía. Una de las consecuencias de esta intervención es la pérdida de aproximadamente dos centímetros del pene en erección. También puede generar impotencia. (1)

En todos los casos no hay que dudar en hablar de este problema con la pareja, quien podrá compartir las inquietudes y las dudas y apoyar psicológicamente.  

Dr. E. Zinski

 

Fuentes:

1- Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.   

Otros contenidos del dosier: Patología genital masculina

Comentarios

Artículos destacados

¿Quién puede acceder al historial clínico?
¿Quién puede acceder al historial clínico?

La gestión de los datos médicos supone, al mismo tiempo, un desafío y una poderosa herramienta en la sanidad actual. La...

Consultas médicas online: ¿es posible?
¿Miedo a ir al médico?
Cómo aceptar el dolor crónico
¿Qué es la TRH?
¿Sufres alergia?

Estornudas, te sientes cansado/a, te hablan de bronquitis, de traqueítis… ¿Y si tuvieras alergia?

Hacer otros Test