¿Eres 100% heterosexual?

La escala Kinsey

Los participantes del estudio tuvieron que colocarse en una de las categorías indicadas en la escala Kinsey, desarrollada por Alfred Kinsey en 1948 y que se muestra así.

  1. Exclusivamente heterosexual
  2. Predominantemente heterosexual, gay solo de forma esporádica.
  3. Predominantemente heterosexual, gay de forma más que esporádica.
  4. Bisexual
  5. Predominantemente gay pero hetero de forma más que esporádica.
  6. Predominantemente gay pero hetero de forma esporádica.
  7. Gay

La escala de puntuación heterosexual-homosexual fue creada por Kinsey para demostrar a sus colegas que había personas que no se definían únicamente por las categorías heterosexual y gay.
Ya en los años 50 se pudo ver que la orientación sexual no era necesariamente consistente a lo largo del tiempo y que, aunque en aquella época la mayoría de situaban en las puntuaciones extremas, sí que había personas que reconocían cierta movilidad en su orientación.

La orientación sexual no es estricta

La orientación sexual sigue siendo un tabú en muchos entornos, quizás no tanto cuando está reconocida socialmente como la heterosexualidad, la homosexualidad y la bisexualidad pero esos “puntos medios” de los que hablamos no son tan populares.
Como podemos ver en la encuesta muchas personas no se sienten representadas por una orientación sexual en concreto y consideran que el sentirse atraídos en ciertos momentos por personas del mismo sexo no les hace homosexuales, pero tampoco heterosexuales. El problema puede surgir si frente a esta reflexión nos sentimos mal, desubicados, creemos que algo malo nos ocurre y no somos capaces de compartirlo con otras personas.
La atracción sexual tiene muchos matices. Aunque podemos decir el tipo de persona que nos gusta, debemos reconocer que nos sentimos atraídos muchas veces por personas que no reúnen esas características e incluso que si conocemos a alguien que teóricamente tiene todo lo que nos gusta no sentimos esa chispa que nos lleva a sentirnos atraídos.

Si esto nos ocurre con características físicas o de la personalidad no podemos negar que podría pasarnos con el género. Muchas personas no pondrían la mano en el fuego a que nunca en su vida se sentirán atraídas por personas del sexo contrario al de su orientación.
Desde una mentalidad cuadriculada con la que solo entendemos que a un individuo le gusten los hombres o las mujeres nos puede costar comprender porqué alguien puede sentirse atraído por transexuales, travestis o incluso porqué una mujer lesbiana busca mujeres con características masculinas o al revés. Sin embargo, esas situaciones son muy comunes y eso es precisamente porque en temas de atracción sexual no todo es blanco o negro.
Además no siempre se nace con una orientación y se muere con la misma, de hecho es muy frecuente que a lo largo de nuestra vida fluctuemos entre distintas atracciones, no necesariamente se pasa de un extremo a otro pero sí que podemos ser más flexibles en algunas etapas.

Eliminar etiquetas

Si bien ha sido un arduo trabajo para la sociedad el que se reconozca y acepte la homosexualidad, ahora debemos encaminarnos a eliminar las etiquetas en cuanto a orientación sexual.
Es tan amplio este concepto, que se han ido colocando tantos nombres a las distintas maneras de vivir la sexualidad (sapio sexual, heteroflexible, asexual, pansexual…) que acabamos etiquetados y así limitados a un concepto.
Aceptar que podemos amar y ser amados por personas de todo tipo de sexo y género sin que necesitemos ponerle un nombre para sentirnos dentro de un grupo es un trabajo de todos que nos hace crecer como sociedad.

Otros contenidos del dosier: Atracción sexual

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test