La posición del pilón

El uso del pilón y el mortero se remonta al principio de la historia humana, y consiste en machacar cualquier substancia. La posición sexual del mismo nombre tiene la brutalidad de este movimiento del pilón, pero la postura sexual es mucho más suave.

Para satisfacer a su pareja, el hombre tiene que adoptar la postura de un galán, una rodilla sobre la cama, la otra plegada. Se acerca a la mujer, que espera frente a él, echada sobre la espalda y con las piernas abiertas. Así el hombre le declara su pasión ardiente, y la mujer coloca una mano al borde de la cama y la otra sobre una de sus piernas. Facilitará de gran manera la penetración para el pretendiente, obligado a quedarse en una postura poco cómoda durante el encuentro sexual.

Las opciones de placer son múltiples. Sobre un montón de cojines y almohadas, la mujer apretará las piernas mientras que el hombre deja las suyas abiertas: las sensaciones están multiplicadas por la estrechez del sexo femenino.

El hombre se las arreglará para dar golpes en el centro del mortero, ya sea grande o pequeño. Cuando lo consigue, da al encuentro sexual un aspecto casi ceremonial. 

Faris Sanhaji

Otros contenidos del dosier: Kamasutra: Posturas acrobáticas

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test