Los chimpancés

El Kamasutra es conocido en todo el mundo, debido especialmente a su inventiva. Es el caso de esta postura de los monos, tan difícil como placentera para los amantes.

Para empezar, es difícil imaginar cómo llegar a esta posición. El hombre se tumba de espaldas y eleva las piernas hacia su pecho, separándolas. Con su mano, coloca el pene apuntando hacia arriba. Mientras lo mantiene recto, guía las caderas de la mujer, haciendo que descienda hasta su miembro. Ella le da la espalda, y sin ver nada, debe conseguir ser penetrada.

Por otro lado, la mujer debe concentrarse en mantener su equilibrio en cuclillas, como un pequeño mono. La primera tentativa quizás no sea exitosa y deberá intentarlo varias veces hasta conseguirlo. Sujetando a su amante, el hombre da ritmo a la penetración y elige la cadencia. También puede dar pequeños impulsos de cadera para profundizar el acto. Ella acaricia el perineo del hombre, una zona muy erógena e incluso puede aventurarse a penetrar el ano con su dedo.

Se puede variar el placer, pero con dificultad: la mujer puede moverse de arriba abajo mientras que su compañero la dirige de adelante atrás, lo que supone una perfecta coordinación así como el mejor modo de compartir una experiencia deliciosa. Sin duda alguna, la posición de los chimpancés se adapta a las parejas que quieren romper la monotonía del cotidiano y eterno misionero.

Por desgracia, esta postura no se recomienda a los amateurs. Es imprescindible que ella se deje hacer y confíe ciegamente en el control manual de su amante, o de lo contrario, se cansará rápidamente. Pese a que esta posición facilita el orgasmo, los movimientos son limitados y el campo de visión casi nulo: es imposible excitar a la pareja visualmente.

Faris Sanhaji

Otros contenidos del dosier: Kamasutra: Posturas acrobáticas

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test