5 ejercicios para mejorar tu vida sexual

La ciencia lo avala: practicar alguna actividad física de forma regular mejora el desempeño sexual. El Consejo Americano de Ejercicio (ACE, por sus siglas en ingles), apunta que existen numerosos estudios que muestran la correlación entre la práctica de ejercicio y un mayor desempeño sexual. “Un cuerpo que se ejercita de manera regular puede mejorar su sexualidad gracias a varios mecanismos que intervienen en el fortalecimiento de la mente y el cuerpo, dice el doctor Cedric Bryant, jefe de la oficina científica del consejo.

Citemos dos ejemplos: el primero es un estudio realizado a 295 hombres y publicado en The Journal of Sexual Medicine, en marzo de 2015, que concluyó que quienes tenían actividad física, al menos durante 18 horas a la semana, tenían una mejor puntuación en su función sexual, alejándolos de la disfunción eréctil. La investigación fue conducida por los médicos Ross M. Simon, Lauren Howard y Daniel Zapata, entre otros, de la escuela de medicina de la Universidad Duke, en Carolina del Norte, Estados Unidos.

En el Journal of Humanity Sexuality, hay otro estudio que señala que la liberación de las endorfinas, producida mientras se realiza alguna actividad física, además de mejorar el estado de ánimo, contribuye a potenciar la libido y a que la persona se sienta “más deseable”, lo que sin duda son puntos extra a la hora de mantener relaciones sexuales. Y como señala la profesora de promoción de la salud en laUniversidad Atlántica de Florida, Tina M. Penhollow: "mantenerse físicamente activa parece ser un potente afrodisíaco entre las mujeres”. Aquí, algunos ejercicios particulares que puedes practicar tener un mejor sexo:

  1. Sentadillas. Además de que con su práctica regular vas a lograr unas piernas y glúteos más firmes y fuertes, resulta que es uno de los ejercicios con los que hay un mayor aumento del nivel de testosterona, tanto en hombres como en mujeres, y eso hace que se incrementa el deseo sexual. Chris Jones, del departamento de Fisiología de los centros de bienestar y salud Nuffield Health, en Reino Unido, dice que “está comprobado que la testosterona y la adrenalina tanto en hombres como en mujeres mejora la libido". Por si fuera poco, trabajas el “core”, los músculos que le dan buena estabilidad y movilidad a la espina, la pelvis y cadera, la parte del cuerpo protagonista de protagonistas de la práctica sexual.
  2. Puente. Con este ejercicio fortaleces glúteos, además de muslos internos e isioquitibiales, grupo muscular con inserciones en la pelvis y en la tibia que intervienen en la extensión de la cadera y la flexión de la rodilla. Al invertir la pelvis con esta práctica, los músculos del piso pélvico se fortalecen, lo que contribuye a lograr orgasmos más intensos y controlados. La entrenadora de Boutique Fitness Studio y bloguera Fer Rendón sugiere lo siguiente: “con los pies en el piso y las rodillas dobladas, levanta la cadera del suelo. Debes mantener la postura por 30 segundos y empujar con tus pies para levantar y apretar los glúteos lo más que puedas.
  3. Mecedora con piernas abiertas. Si vas a clases de Pilates, este ejercicio que comúnmente se practica ahí, te ayudará mucho a fortalecer la pelvis, espalda baja y abdominales. De acuerdo con Risa Sheppard, instructora y fundadora del “Sheppared Method Pilates Studio” en Los Ángeles, California, con la mecedora no sólo activas todos los músculosinvolucrados en la actividad sexual, si no que, además, tienes una mejor experiencia y conexión con el placer. En el ejercicio, al doblar la espalda, tu columna es masajeada y estimula a los nervios que ayudan a producir sentimientos y sensaciones placenteras a través del cuerpo. Siéntate en el piso con las piernas estiradas y separadas al ancho de los hombros. Coloca los brazos extendidos hacia los lados. Contrae los abdominales. Estira la columna vertebral. Levanta el pecho. Flexiona las piernas. Toma tus tobillos con las manos. Estira las piernas hacia adelante. Mantén contraídos los abdominales. Lleva la barbilla hacia el pecho. Rueda hacia atrás y vuelve a la posición inicial con tus abdominales y los glúteos para controlar el movimiento.
  4. Cobra. Con este ejercicio reforzarás tu espalda baja, glúteos y brazos, además de que habrá un aumento del flujo sanguíneo en la zona pélvica, ¡qué maravilla! Fer Rendón señala que debes hacerlo acostada boca abajo, con las manos a los lados de tu pecho. Levanta tu torso presionando con las manos. Un ejercicio más avanzado se hace levantando los muslos del suelo.
  5. Ejercicios de Kegel. Los reyes para potenciar la vida sexual son los llamados “ejercicios de Kegel”, que consisten en contraer el músculo pubococcígeo para fortalecer los músculos pélvicos. Puedes hacerlos acostada o sentada. Finge que tienes ganas de orinar y luego aprieta y posteriormente relaja. Siente cómo los músculos de la vagina se ponen firmes (estos son los músculos del piso pélvico). Mantenlos apretados y cuenta hasta ocho y relaja. Cuenta hasta diez y vuelve a empezar. Fortalecerlos hará que puedas apretar las cosas que se introduzcas en la vagina y aumentará la sensación cuando haya roce en sus paredes. Esto ayuda también a evitar alteraciones como incontinencia urinaria.

TE RECOMENDAMOS:

Los beneficios de la risa para una sexualidad plena

El perineo: la clave para una sexualidad plena

Disfrutar del sexo durante toda la vida

El sexo Mindfulness

Culto al coito de "alto rendimiento"

Otros contenidos del dosier: Consejos para una buena sexualidad

Comentarios

Artículos destacados

¿Cuál es la mejor hora para el sexo?
¿Cuál es la mejor hora para el sexo?

Para tener relaciones sexuales no basta con que te apetezca, también le tiene que apetecer al otro. A no ser que prefieras...

Adiós a los chupetones
Mitos sobre los genitales femeninos
Peaking o cómo intensificar tus orgasmos
Mitos sobre el pene
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test