La vagina en diez preguntas

¿Cuáles son los órganos del aparato reproductor femenino?

Colocado por completo en el fondo de la pelvis, el aparato reproductor femenino está formado por diferentes órganos. La vagina, que es un órgano hueco, se abre en la zona de la vulva y los labios menores (pliegues de piel situados debajo de los pelos púbicos) y comunica con el útero a través del cuello del útero.

El útero (o matriz) está rodeado de una pared musculosa. Es este órgano el que acoge el embarazo. A cada lado de este órgano, encontramos dos glándulas sexuales del tamaño de una nuez que se denominan ovarios. Los ovarios están unidos a las trompas de Falopio, los conductos que el óvulo toma prestado para reunirse con el útero y, quizás, con los espermatozoides, de los que generalmente sólo uno lo podrá fecundar. Pincha aquí para saber más del ciclo menstrual y la fecundación.

Además de la vulva, existen otros órganos visibles desde el exterior: el clítoris, que es un órgano pequeño y muy sensible situado debajo del hueso púbico, desempeña un papel fundamental en la sexualidad y el placer femenino. Entre el clítoris y la vulva se sitúa la uretra, orificio por el que pasa la orina. Los órganos sexuales externos están recubiertos de dos pliegues de piel, denominados labios mayores.

¿Cuáles son los límites de la vagina?

La vagina se abre en la zona de la vulva. Por este orificio se introduce el pene durante las relaciones sexuales. La vagina tiene una longitud de casi 8 cm entre el orificio de entrada y el fondo de la vagina. La vagina, que es más estrecha en la zona de la vulva, se va ampliando a medida que nos acercamos al fondo. Este órgano comunica con el útero a través del cuello del útero. Éste último se parece a una pequeña cúpula abombada en la zona de la cavidad vaginal. Puede resultar sensible si se introduce un dedo en el fondo de la vagina.

Por este conducto pasan los espermatozoides y, en el sentido inverso, el flujo de las menstruaciones o el recién nacido tras las contracciones del parto.

¿Qué es el himen?

La vagina está separada de la vulva por el himen, un pequeño pliegue de la mucosa. Aunque constituye el símbolo de la virginidad, puede estirarse o romperse con determinadas actividades deportivas o por el uso de tampones; por ello, la primera vez que se mantienen relaciones sexuales no siempre son dolorosas ni van acompañadas de un sangrado, que son las características más habituales de la ruptura del himen.

¿La vagina es un tubo vertical? ¿Puede caérsenos el tampón o el aro anticonceptivo?

En primer lugar, la vagina no es un tubo abierto. Sus paredes están unidas la una con la otra. Sin embargo, este aspecto aplastado no es constante, pues las paredes pueden separarse para dejar pasar un tampón o el miembro masculino, por ejemplo. Y en segundo lugar, la cavidad vaginal está rodeada de músculos, de manera que queda cerrada por naturaleza. Además, tiene forma de codo: oblicua en su parte inferior y casi horizontal en su parte superior. Por tanto, no hay riesgo alguno de que el tampón de la menstruación o un aro anticonceptivo pueda «caer».

¿Cómo es el interior de la vagina?

El interior de la vagina está recubierto de una mucosa que comporta numerosos pliegues. A pesar de ser rica en vasos sanguíneos, arterias y venas, la vagina no presenta muchas terminaciones nerviosas, por lo que es poco sensible, a excepción de la zona próxima a la vulva.

¿Qué es la flora vaginal?

En el interior de la vagina, las paredes están recubiertas de un líquido cuya composición puede cambiar a lo largo del ciclo menstrual de la mujer. En este líquido encontramos bacterias (lactobacilos) que desempeñan una función protectora. Esta población bacteriana se denomina flora y permite mantener un pH ácido en el interior de la vagina. Esta característica impide el desarrollo de enfermedades como las micosis.

¿A partir de qué edad pueden utilizarse tampones de forma periódica?

Incluso en esta cuestión, siguen existiendo ciertos mitos. Y claro que pueden utilizarse tampones, sea cual sea la edad e incluso antes de tener relaciones por primera vez. Las únicas normas que deben tenerse en cuenta son que deben colocarse correctamente y que deben cambiarse periódicamente (aproximadamente cada 4 horas). ¡No hay que olvidarse de cambiarlo periódicamente si no queremos que aparezcan infecciones especialmente desagradables!

¿Qué limpieza específica debe llevarse a cabo en la vagina?

Como hemos visto, la flora vaginal posee un papel protector. Lavarse las partes íntimas de manera demasiado frecuente puede perturbar nuestra flora y al final destruir estas bacterias protectoras. Una higiene íntima demasiado escrupulosa puede comportar determinadas molestias. Con el paso de los años, los lavados vaginales se ponen en entredicho. De hecho, se ha llegado a la conclusión de que aumentan el riesgo de infecciones.

Por tanto, el interior de la vagina se limpia solo gracias a su flora. Sin embargo, pueden utilizarse jabones con un pH neutro para la higiene de la vulva, pero la limpieza íntima siempre deberá realizarse de delante hacia atrás, para no arrastrar los gérmenes de la zona anal.

¿Podemos administrar medicamentos por vía vaginal?

Como hemos visto, la pared vaginal comprende numerosos pliegues y es rica en vasos sanguíneos; asimismo, posee grandes propiedades de absorción que pueden utilizarse para la administración de medicamentos u hormonas.

Pero la mayoría de las veces, los medicamentos administrados (a través de óvulos) ejercen una acción local en la vagina (para tratar las micosis por ejemplo).

¿Qué sucede durante las relaciones sexuales?

Durante las relaciones sexuales, la vagina se hincha de sangre por el efecto de la excitación y el cuello del útero produce moco cervical, que es favorable a los espermatozoides. Paralelamente, la vagina también produce secreciones que favorecen la lubricación. Se alarga y el fondo de la vagina se dilata. En el momento del coito, los músculos que envuelven la vulva se contraen de manera irregular. Estas contracciones también se producen muy intensamente en la zona del útero, un mecanismo que facilitará el paso de los espermatozoides.

L. Blanchot

Otros contenidos del dosier: Genitales femeninos

Comentarios

Artículos destacados

Los tipos de píldoras anticonceptivas
Los tipos de píldoras anticonceptivas

Doctissimo hace un repaso a las diferentes generaciones de este tipo de anticonceptivo oral. Píldoras de primera, segunda,...

Los desórdenes del clítoris
Rejuvenecimiento vaginal: técnicas sin cirugía
Conversaciones sexuales en la pareja
Himen: lo que debes saber
¿A qué estás dispuesta para salvar tu...

Tu relación parece una montaña rusa con más caídas que subidas. Discutís todos los días. Por cualquier tontería,...

Hacer otros Test